En un mercado globalizado, en el que cada vez es mayor el interés del consumidor por los alimentos de alta calidad, Asturias goza una posición de privilegio al contar con una formidable variedad de productos vinculados al territorio con características sensoriales propias, específicas y únicas, que dotan a nuestra industria agroalimentaria de una considerable ventaja competitiva en este segmento.
Productos que propician el desarrollo de recursos de producción sostenible y alto valor añadido que pueden contribuir a la fijación de la población en el medio rural además de potenciar otros sectores de actividad económica como la gastronomía y el turismo.
En este contexto, los alimentos de calidad diferenciada, avalados por organismos que garanticen su autenticidad y el sometimiento a reglas y procedimientos bien definidos, suponen un elemento primordial para resaltar su importancia y generar confianza en el consumidor.
Siendo esencial la existencia de estas marcas de calidad, es además imprescindible una buena política de comunicación y promoción de nuestros productos. El establecimiento de sinergias con otros sectores, especialmente el de la restauración, ayuda a que el consumidor (local o foráneo) conozca, pruebe y se acostumbre a demandar estos alimentos.
En este sentido se orienta la creación de la nueva marca Territorio Ternera Asturiana presentada el pasado mes de junio en el restaurante ovetense La Marimorena, primero en acogerse a esta iniciativa que garantiza que toda la carne de vacuno servida en el establecimiento cuenta con el certificado de IGP Ternera asturiana.
Ganador del premio al «mejor cachopo de Asturias» consecutivamente en las ediciones de 2017 y 2018, este establecimiento viene destacando por su compromiso con los mejores productos autóctonos: el cachopo ganador de la última edición que lleva por nombre «Asturias de Oriente a Occidente» cuenta entre sus ingredientes con harina de escanda y maíz de grano autóctono molido mediante ingenios hidráulicos, quesos de Gamonéu, afuega’l pitu y Taramundi con nueces, jamón ahumado de la matanza de Tineo y carne de raza casina producida de forma ecológica en Sierra del Cuera.

“Asturias de Oriente a Occidente”