El llagar se encuentra a máxima producción con el fin de atender la gran cosecha de este año

Lavandera es un trajín diario de tractores y camiones. En los manzaneros se reciben cada día durante estas semanas 150 toneladas de manzana asturiana, el máximo de su capacidad de producción. Sidra Trabanco se está elaborando en esta cosecha con manzana procedente de catorce concejos asturianos diferentes.

Este llagar familiar de Lavandera no solo mantiene su compromiso con todos los proveedores habituales, si no que este año está haciendo un verdadero esfuerzo por atender la gran cantidad de manzana existente en las pumaradas asturianas. En la cosecha de este año se esperan recibir en Trabanco alrededor de cinco millones de kilos de manzana, prácticamente toda asturiana.

Trabanco siempre ha comprado manzana en los alrededores, a casi todos los cosecheros de Lavandera y del concejo y cuenta con ochenta hectáreas de manzanos propios en la región.

Las prensas de madera están a pleno rendimiento para que el “líquido patrio” comience a deslizarse por las tablas y surja esa fantástica sidra dulce que después de la fermentación se convertirá en la sidra natural de escanciar que todos conocemos. Estas prensas tradicionales, muy poco habituales ya en los llagares, son uno de los secretos de la elaboración de la Sidra Trabanco. Un proceso de trabajo más laborioso, porque necesitan más personal y son más lentas, pero el resultado que obtenemos es una sidra más fina y elegante. De hecho, toda la Sidra de Manzana Seleccionada hecha hasta ahora y que desde este año será Denominación de Origen pasa por esas prensas de madera, así como la sidra sobre la madre, que se agotó en tan solo tres meses y batió récord de ventas.