Calle Ramón del Valle, 8. Arriondas. Tel. 984 840 544Gastroasturel tonel de gigi sidrería arriondas

Con genuina habla parraguesa, curiosamente  mezclada con acento rumano,  Gigi (que por ese nombre lo conoce todo el mundo) se relaciona con cordialidad y confianza con una clientela que conoce y le conoce bien. Los secretos de la sidra y el respeto con el que merece ser tratada  se los inoculó su mentor Belisario que bien le podría haber introducido también en el deporte de la cuatreada  -que porte y corpulencia no le faltan- de no ser que el trabajo en el chigre no deja demasiado tiempo para implicarse en otras actividades.

Tras once años en Asturias, casi entrando en el otoño del pasado año, decide independizarse y se hace cargo de la que hasta entonces era la sidrería el Molín; y lo hace con buen pié, pues ha sabido elegir bien los complementos culinarios para acompañar sidras de calidad adecuadamente tratadas y servidas. Tapas para la barra, económicas y contundentes: como los callos con patatas fritas, que por tres euros bien soportan un par de botellas, o como relleno básico un huevo cocido con su sal y su pimentón al gusto como en los chigres de toda la vida. Raciones clásicas como las patatas tres salsas primorosamente servidas, tortilla de bacalao, picadillo con huevo y patatas; típicos como el Probe (con patatas) o los tortos de maíz o los consabidos calamares, pulpo, bocartes y parrochas.

Para ingestas mas enjundiosas las sartenes son una opción económica y contundente y si preferimos elementos más básicos y proteicos siempre hay buenas carnes y los fines de semana mariscos y pescados de las rulas de Ribadesella y Tazones.

Aunque la sidra es la protagonista, dispone de una carta de vino básica con referencias clásicas de las que nunca fallan.