El chef del restaurante Naguar se impuso gracias a su «Coulant de cocido de garbanzos «

06.11.2013 | 21:56
D. Orihuela / Agencias
El cocinero ovetense Pedro Martino se alzó esta tarde con el primer premio del IX Concurso nacional de pinchos y tapas Ciudad de Valladolid. El pincho ganador es un Coulant de cocido que el ovetense había ideado para el concurso de pinchos de Asturias y que está elaborado a base de garbanzos, chorizo, tocino, chamón, zanca de pollo, huesos de caña, puerro, zanahoria, cebolla, ajo, aceite de oliva, agar-agar y cola de pescado.

Poco después de alzarse con el primer premio, el chef aseguraba a LA NUEVA ESPAÑA sentirse «contento y satisfecho de que se reconozca el trabajo y el esfuerzo».

Además del primer premio –dotado con 6.000 euros– se han fallado un segundo premio, que ha sido para Jesús Castedo del Hoyo con ‘Tarta de Otoó’, del restaurante Garabato de Albacete, mientras que el tercer clasificado ha sido Igor Rodríguez Sanz, del restaurante Ummo de Palma de Mallorca, con ‘Ravi-oli de Espinagada’.

El jurado también ha concedido tres accésit, uno al mejor concepto de tapa a Alex Múgica Zabaleta, del restaurante La cocina de Alex Múgica (Pamplona), por su tapa ‘Tartar de sardina ahumada’; a la tapa más vanguardista ‘Twizzy’ a Íñigo Elorriaga Ungo, del restaurante Boroa Jatatxea (Vizcaya), con ‘Amanita y trufa en huevo de cristal sobre nido crujiente’; y a la tapa más tradicional a Alex Sampedro Cano, con ‘Bocata de Morcilla’, del restaurante asturiano Doble Q de Quintueles.

El IX Concurso Nacional de Tapas y Pinchos ‘Ciudad de Valladolid’ ha arrancado este lunes con los restauradores finalistas procedentes de Andalucía (cuatro), Aragón (tres), Asturias (tres), Baleares (dos), Castilla y León (nueve), Castilla-La Mancha (tres), Cataluña (dos), Extremadura (uno), Galicia (cuatro), La Rioja (uno), Madrid (siete), Murcia (uno), Navarra (uno), País Vasco (seis) y Valencia (uno).

Los pinchos y tapas seleccionados han sido elaborados y valorados por el jurado, que ha estado presidido por Pepe Rodríguez Rey, del restaurante El Bohío de Illescas y conocido por Master Chef, al que han acompañado miembros «volante» entre los que figura el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete.

Precisamente Rodríguez Rey ha hecho una «reflexión» como «militante de la alta cocina» y ha asegurado que ha detectado «demasiados fuegos artificiales y puesta en escena», por lo que ha hecho un llamamiento a apostar por lo «fundamental», que es el «sabor», por lo que ha pedido que se cocine como si fuera «para ciegos», de manera que el se sepa lo que se lleva uno a la boca sólo por su sabor.