Felechosa y el restaurante De Torres, acogió una nueva edición del “Desafío de los callos en Asturias”.
lunes, 16 de marzo de 2015. Luis Javier del Valle

 Los callos en el Principado de Asturias son uno de los platos más emblemáticos de nuestra culinaria, están enraizados en nuestra cultura y son exaltados en diferentes jornadas gastronómicas a lo largo y ancho de nuestro territorio. Muchos –entre ellos el que suscribe- somos devotos de los mismos, legión que los tenemos entre nuestras preferencias culinarias y que no concebimos reuniones y tertulias otoñales e invernales sin ellos presentes
Manuel Mejido, Manuel Vega y Moisés Machargo, empresarios, cocineros y amantes de la gastronomía se incluyen en esa larga lista y posiblemente no eran conscientes que su iniciativa, a la que dieron forma el uno de marzo de 2011, se consolidara con la rapidez que lo ha hecho y que figurara señalada como preferencial en la agenda de muchos de los que en ella participamos.
Está no fue otra que el desafío que Lolo Megido y Moisés se hicieron para ver cual de los dos elaboraba mejores callos, con Manolo Vega como testigo y eficaz organizador. Lolo, Moisés, Víctor Ramón Álvarez y Nacho Velasco fueron los desafiantes de la I edición, celebrada en Pola de Siero el 1 de marzo de 2011; el Llagar de Juanín, en Tiñana, acogió el 26 de marzo de 2012 la II edición, que contó con el doble de participantes; el restaurante Bellavista, de Gijón, fue el escenario de las dos siguientes ediciones, con una participación de doce desafiantes en cada una de ellas y el pasado 10 de marzo de 2015, el restaurante De Torres, de Felechosa, del que Lolo es copropietario acogió la quinta y hasta ahora última edición con el mismo número de desafiantes que en las dos ediciones anteriores.
Grupo de cocineros, acompañantes y resto asistentes al Desafío, antes de la comida.
Los participantes en esta quinta edición, han sido:
1.- Alimentación Also, de Oviedo.
2.- Ambigú Bellavista, de Gijón.
3.- Cafetería Rice, de Villaviciosa.
4.- Carnicería Begomar, de Villaviciosa.
5.- Carnicería el Panchulo, de Pola de Siero.
6.- Casa Emilia, taller gastronómico, de Felechosa (Aller).
7.- Casa Kilo, de Quintes (Villaviciosa).
8.- Jeny Fernández, de Noreña.
9.- Restaurante Bellavista, de Gijón.
10.- Restaurante la Ferrada, de Noreña.
11.- Restaurante Mediterraqueo, de Gijón, y
12.- Restaurante sidrería el Tonel, de Villaviciosa.
que llevaron sus elaboraciones directamente o a través de terceros y de los que únicamente los representantes de Casa Emilia y el restaurante Bellavista han participado en las cinco ediciones.
Desafío que fue posible a la cesión de las instalaciones y personal del restaurante De Torres y a la eficiencia coordinación realizada por Manolo Vega, propietario del horno Santoveña en Lugo de Llanera, nexo de unión entre desafiantes y asistentes.
Violeta, esposa de Lolo Mejido, calentando las diferentes elaboraciones.
La reunión comenzó con el reparto de las hojas de puntuación y las explicaciones sobre el proceder a cargo del factótum Manolo Vega. Puntuaciones que debían fluctuar entre el 1 y el 10, teniendo para ello en cuenta los parámetros que cada catador considerase, no estando establecida regla alguna sobre tamaño, ingredientes, picante, gelatinosidad u otros, simplemente lo que transmitiera el gusto y paladar de cada uno.
Como ya he dejado reflejado en diferentes ocasiones, mis preferidos deben de tener un tamaño poco menor a la media ficha del dominó, no muy caldosos, con un poco de jamón y a ser posible sin chorizo, con la justa cantidad de morros de ternera y pata de gochu para que les de el punto de gelatinosidad y alegres pero sin predominar el picante y si este es de guindilla, mejor que de pimentón u otro condimento, siguiendo estos parámetros a la hora de realizar las puntuaciones.
Manolo Vega realizando las explicaciones, entre Alejandra y Ramón Víctor, cocineros de los restaurantes Mediterraqueo y Bellavista, respectivamente.
Lolo Megido y su equipo fueron sacando elaboración a elaboración por el orden que marco el sorteo
realizado entre los participantes para su degustación y puntuación. Elaboraciones -como es habitual- con algún punto en común, pero muy diferentes entre sí, con ingredientes y proporciones diferenciados, lo que hizo difícil decantarse por una u otra.
La novedad de esta edición fue la preparación de “callos con boletus” que sorprendió por su armonización y fue muy del agrado de muchos de los presentes, incluido el que suscribe. Esta es la segunda edición que hay una presentación de «callos con….» por lo que me consta que Manolo ya esta pensando en hacer dos categorías para años venideros, feliz iniciativa de realizarse, a la que me sumo.
Una de las elaboraciones, junto con el cuadro de puntuaciones y el trofeo que recibiría el ganador.
Posteriormente el restaurante De Torres nos agasajó con lengua de ternera curada y embuchada enriquecida con aceite de oliva virgen y una reducción de balsámico y con chorizos de caza cocidos, elaborados por el taller de gastronómico Casa Emilia, que tiene sus instalaciones en la misma localidad, a escasos metros del restaurante.

El postre deparaba una grata sorpresa para muchos comensales, desconocedores del mismo. A la  ya clásica casadiella, que nunca suele fallar en este Desafío, y que en esta ocasión fue cortesía del Horno Santoveña, idénticas a las presentadas en el VI Concurso Mundial de Casadielles  http://www.dendecaguelu.com/2015/01/concurso-mundial-de-casadielles-vi.html  celebrado el 17 de enero del 2015 en la Foz de Morcín, se sumo el postre por autonomasía allerano, el panchón.
Este ancestral postre, del que los hermanos Mejido son auténticos virtuosos, elaborado a partir de un pan elaborado con harina de escanda, sal, levadura y agua templada, cuya masa envuelta en hojas de berza se cuece en el horno –antiguamente se hacía en el llar, la cocina tradicional asturiana, y envuelto en cenizas- y que una vez cocido se desmiga y se mezcla con mantequilla y azúcar hasta darle el punto apropiado, hizo las delicias de los comensales, tanto de los que de él somos conocedores como de los que lo han probado por primera vez.

Mary Luz Mejido, alma mater de la cocina de De Torres, sirviendo el panchón.

En la sobremesa Manolo sumo las puntuaciones, que deparo una clasificación en la que las tres primeras elaboraciones han sido:

1.- Restaurante sidrería el Tonel, con 179 puntos.
2.- Alimentación Also, con 169 puntos, y
3.- Jeny Fernández, con 168 puntos.
Al no estar presente el titular del establecimiento ganador, ni el representante que hizo llegar su elaboración, no se pudo entregar el diploma ni el trofeo, haciéndose la entrega a posterioridad por parte de Ismael Fernández, asiduo al Desafío que en esta edición no pudo acudir, y que hizo llegar a la organización las elaboraciones procedentes de su Villaviciosa natal y de residencia.
Ismael Fernández, entregando el diploma y el trofeo acreditativo a la propiedad y personal de servicio de la sidrería el Tonel.
Vaya desde el presente mi más sincera felicitación a todos los participantes, al vencedor de la V edición que toma el relevo de Alimentación Also, restaurante Ciudadela y Casa Emilia -en dos ocasiones-, vencedores en las cuatro anteriores, así como el agradecimiento a la propiedad del restaurante De Torres por la cesión de sus instalaciones y darnos a conocer sus elaboraciones y al horno Santoveña, por las casadiellas y el ingente trabajo de su propietario en este Desafío.
Desafío en el que reina el espíritu de amistad y sana “piquilla” entre los participantes, espíritu con el que se creó y que junto a su carácter restringido que no excluyente, y sin ningún animo de lucro, son la base de su éxito y existencia, permitiendo el mismo un momento único de disfrute gastronómico para los comensales que tenemos el placer de disfrutar del mismo.
MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlace.

V Concurso Mundial de Casadielles.